Pedro Fierro C. Photography

Mi mundo en fotografia

Zarza

Monasterio de Santa Cruz de la Zarza

En este hilo lo voy a emplear, para realizar un pequeño reportaje a uno de tantos patrimonios que por motivos de unos y de otros se está yendo a la ruina. Se trata del Monasterio de Santa Cruz de la Zarza, de estilo tardorrománico o protogótico de tradición cisterciense construido en el siglo XIII, en la localidad de Ribas de Campos.

El pasado jueves día 31 de julio, nos acercamos Fer y yo hacer una foto de este lugar, para tomar la decisión de ir a hacer nocturnas en él, lo que encontramos es algo fantástico y ruinoso, cosa que quiero enseñar su estado documentando con fotos y su historia escrita de él.

Esta parte del monasterio, en la que pudimos observar, los entronques que en su día había una edificación mayor pertenecientes a unos claustros hoy ya solo quedan vestigios de su construcción.

Por el hueco en la pared se puede apreciar y ver unas escaleras para subir al campanario, de estilo románico, donde he observado en otras iglesias románicas.Su torre desmochada en ladrillo y piedra, más bien parece estilo neomudejar, no encontrado datos que me diga lo contrario, pero si sería bueno, recabar información sobre ella.

El acceso a este monasterio, se acede por la sala capitular por un hueco de una parte de una verja, que está colocada, ya que el resto de accesos, se encuentran bloqueados por peligro de que haya un derrumbe, más a delante se vara su estado de conservación, ya en esta foto, se aprecia como la vegetación se está haciendo dueña del lugar.

Una vez ya que habíamos entrado, observamos la sala capitular, se aprecia en ella parte de la expoliación que algunos han realizado para tener quizás un suelo en sus haciendas de este lugar o una reliquia.

Los capiteles despliegan en sus frentes desde entramados vegetales, a veces en convivencia con animales reales o fantásticos, hasta escenografías narrativas entre las que cabe destacar el duelo ecuestre entre dos jinetes, un buen pastor de inspiración clásica, o la lucha entre un guerrero y un dragón.

Se puede observar, como la vegetación, invade los ventanales laterales, donde antiguamente se podían ver, los claustros, que por la puerta central de la sala capitular, donde en su día se tenía acceso a ellos.

Precedida de una habitación rectangular utilizada como sacristía, queda estructurada en nueve tramos a partir de cuatro columnas centrales de cuyos capiteles, se proyectan los nervios que, tras reforzar las bovedillas de crucería, van a descansar sobre pares de columnas adosadas a los muros. El lienzo occidental de la estancia, concebido para comunicar con un claustro hoy desaparecido, abre mediante un arco doblado de medio punto flanqueado por otros dos laterales que, a su vez, enmarcan dos vanos gemelos, también de medio punto, sustentados por pares de columnas.

Por un pequeño donde umbral, donde se puede observar unos soportes donde pivotaba una puerta que daba acceso a una sala rectangular con dos pequeños ventanales casi unidos y en el centro tallado en la piedra la concha de una  vieira, que era la sacristía, dentro de ella se aprecia la expoliación debido al abandono del monasterio, que una vez dentro de ella se puede entra al templo.

La sensación en la sala capitular, como ya he comentado, es de un lamentable y terrible abandono, suelos de tierra que seguramente, en sus buenos tiempos seria de piedra ahora inexistentes y levantados, muchos capiteles sustraídos de la sala capitular, en la actualidad sustituidos por masas mal realizadas de cemento, en la sacristía su suelo aun teniendo una capa de tierra arcillosa, se aprecia que el suelo sigue estando presente.

La iglesia constituye un formidable del estilo tardorrománico o protagónico ejemplo tradición cisterciense.

Construida en el siglo XIII, habiendo sufrido como es en estos lugares, varias reformas y ampliaciones posteriores, de los siglos XIV y XV.

Su planta de cruz latina, consta de tres naves con forma abovedadas con arquerías de crucería compuesta, con terceletes sus naves laterales o bien con tracería estrellada su nave central, esta última fue en una reforma correspondiente a un gótico posterior.

La nave de la Epístola está incompleta, donde debiera estar el tramo posterior, se levanta el cubo de la torre, construida con aparejo de sillería utilizando ya como materiales con remates de ladrillo. El tramo de la nave correspondiente al presbiterio está cubierto con bóveda de crucería simple.

La bóveda de la capilla mayor, de menor altura que el presbiterio, es penta partita, generando un ábside poligonal de cinco lienzos en los que se abren otros tantos ventanales ojivales y abocinados de doble arquivolta.

El acceso al templo se hacía por dos portadas: la abierta a occidente está formada por tres arquivoltas ojivales, y la abierta al septentrión, en la nave del Evangelio, es un simple arco de medio punto.

Frete al altar, se encuentra un sepulcro profanado en el que aún hay restos óseos del que se había ocupado, no he sé datar de quien se trata, seguro que de algún personaje histórico.

 

Seguiré con este artículo del Monasterio de Santa Cruz de la Zarza y del románico Palentino.
Tenemos que hablar y mucho, de estas reliquias, un patrimonio que se va dejando de hacer un mantenimiento, hasta llegar a su destrucción total. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *